QUIMICA. FENOMENOS. CAMBIOS DE LA MATERIA

La materia y la energía del universo, lejos de permanecer estáticas, se modifican constantemente.
Todo cambio que en sus propiedades o en sus relaciones presenta la materia se denomina fenómeno. Algunos cambios son rápidos y otros tan lentos que apenas si los apreciamos.


Los fenómenos que sufre la materia se pueden clasificar en físicos y químicos o una combinación de ambos.

Fenómeno físico: modifica algunas de las propiedades de la materia, pero no su composición química, es decir que las sustancias no se transforman en otras.
Uno de los ejemplos más familiares es la fusión del hielo. Si se comparan las propiedades del agua en estado sólido (hielo) y en estado líquido, ambos a 0°C, no hay duda que cambian algunas propiedades físicas. Un análisis del hielo y del agua demuestran idéntica composición: 88,9% de oxígeno y 11,1% de hidrógeno. Las propiedades químicas sin embargo son idénticas: se comporta de igual manera en contacto con las otras sustancias, ocurren el mismo tipo de reacciones, se forman los mismos productos, lo único que varía es la velocidad de reacción.
Cuando se calienta un alambre de platino, cambian varias propiedades físicas: se expande, se modifican su densidad, su conductividad y su maleabilidad, etc., pero un análisis demuestra que el alambre calentado tiene 100% de platino como cuando estaba frío. Sus propiedades químicas permiten reconocer el platino del alambre, antes, durante y después del calentamiento.
Los fenómenos físicos poseen dos características importantes:
1.- el cambio que sufre la materia no es permanente
2.- pueden repetirse con la misma porción de materia tantas veces como se desee

Fenómeno Químico: Es aquel que provoca modificaciones sustanciales en la materia de los cuerpos que intervienen, cambiando sus propiedades físicas y químicas.
Por ejemplo cuando se calienta una cinta de magnesio se obtiene un resultado diferente al del calentamiento del alambre de platino. La cinta se inflama emitiendo una intensa luz blanco-azulada, el magnesio se desmorona dando un polvo blanco que posee distintas propiedades físicas que la sustancia original: solubilidad, punto de fusión, punto de ebullición, densidad, color, etc.
También sus propiedades químicas son totalmente diferentes a las del magnesio.
Un análisis muestra que el polvo blanco tiene 60% en peso de magnesio y 40% en peso de oxígeno, es una sustancia diferente al magnesio.
Los fenómenos químicos también poseen dos características importantes:
1.- se producen cambios en la composición química de la materia que pueden apreciarse fácilmente en casos extremos en los que la diferencia es evidente (fenómenos irreversibles). Los casos de fenómenos reversibles, no son extremos porque siempre quedará parte de la materia inicial sin reaccionar.   A + B  ⇔ C + D
2.- no pueden repetirse con la misma porción de materia.

La química y la física prestan actualmente atención especial no solo a las modificaciones que experimenta la materia sino también a las transformaciones cualitativas y cuantitativas de la energía asociada a dichos fenómenos. Bajo este aspecto energético se puede también diferenciar los fenómenos físicos de los químicos. Con raras excepciones, los cambios químicos desprenden o absorben mucho más energía que los cambios físicos.
Por ejemplo: la formación química de un gramo de agua líquida a partir de los gases oxígeno e hidrógeno, desprende 47 veces más energía que cuando se forma físicamente 1 gramo de hielo por congelación de agua.